Corporativo

Antifouling: Los beneficios para el sector marino

Febrero 2021
Febrero 2021

Muchas veces pensamos que las pinturas solo dan el toque final a nuestras superficies. Estética, belleza, vida, carácter… pero pocas veces pensamos que las pinturas también pueden tener más funciones que solo brindar un buen aspecto.

Y ese es el caso de las pinturas antifouling de Jet. Porque las pinturas antifouling son más que pinturas, tienen funciones específicas para proteger nuestras embarcaciones, entre otros aspectos de gran beneficio. ¡Sigue leyendo!

Para nuestro barco o embarcaciones o cualquier vehículo que pasará mucho tiempo en el agua, las pinturas antifouling son las más idóneas y adecuadas si queremos proteger y cuidar de ellos.

¿Qué son las pinturas antifouling?

pintura antifouling

Las pinturas antifouling están diseñadas a la perfección para proteger los barcos, actuando como barrera anticorrosiva en los cascos metálicos, mejorando también, y de manera notable, el flujo de agua alrededor del casco (lo que además ayuda en la velocidad y en el rendimiento general del barco).

Asimismo, las pinturas antifouling ayudan a evitar un mayor consumo de combustible y costes por daños en las hélices; impiden las entradas y salidas del motor y posibles daños a la superficie del casco.

Como se sabe, la suciedad que se acumula en el casco de un barco y alrededor de la línea de flotación puede ser de origen animal o vegetal. Por ello, las pinturas antifouling son un recubrimiento especializado que normalmente contiene una formulación de ingredientes bioactivos y compuestos organoestánnicos solubles en agua que, aplicados al casco del barco, ralentiza el crecimiento de percebes, algas u otros organismos marinos que normalmente se adhieren al casco durante la navegación.

¿Cómo aplicar pinturas antifouling?

  • Recuerda: una vez que la embarcación esté fuera del agua se debe comprobar con mucho cuidado cualquier daño posible en el casco, como ampollas o grietas. Incluso, de ser necesario, se debe reparar con relleno epoxi hermético.

  • Se debe clavar (fijar) bien el casco y cebado antes de que se apliquen las pinturas antifouling. Es muy importante asegurarse de dejar la cantidad de tiempo requerida entre las capas especificadas por el fabricante de la pintura que se está utilizando, y también de mirar quillas, hélices y cualquier otra sección submarina de la embarcación que necesite atención.

  • Se debe lijar el casco y retirar los microorganismos adheridos, utilizando gafas protectoras y una máscara para boca y nariz, ya que se trata de una pintura que es biocida y, por lo tanto, debemos protegernos bien.

  • Después de haber lijado la superficie del casco, podemos limpiarlo con una hidrolimpiadora para asegurarnos de retirar todo el polvo. Luego, tenemos que enmasillar, es decir, cubrir las grietas o los agujeros. Después, hay que lijar de nuevo manualmente.

  • Por último, aplicamos la pintura antifouling de manera uniforme a toda la embarcación, asegurándose de seguir las indicaciones del fabricante sobre el tiempo entre la aplicación entre capa y capa.

  • La frecuencia de la aplicación del antifouling depende del tipo de embarcación, del uso que le damos, del tipo de aguas en las que navega y también del tiempo en que se mantiene a flote. Normalmente, se recomienda aplicar dos capas de antifouling antes de que empiece la estación, sobre todo si navegamos en aguas más cálidas o zonas más sucias donde es más fácil que el limo se deposite en menor tiempo. Si tenemos el barco a flote en zonas más frías, una capa puede ser suficiente para proteger el barco.